The Doors concierto en directo 1967

El Ambigú de Radio 3 retransmitió en 2 programas un concierto de The Doors grabado “El 7 y el 10 de marzo de 1967, la banda legendaria pasó por el club ‘The Matrix’ de San Francisco, todo esto antes de convertirse en grandes fenómenos de la música”. Aquí­ os los dejo. También se pueden descargar desde la web de RTVE.

The Doors en vivo I (El Ambigú – Radio 3 – 01/12 2008):

The Doors en vivo II (El Ambigú – RNE3 – 01/12 2008):

Señor, dame fuerzas para sostenerme

cartel salvajemente amateur 2008

Salvajemente Amateur 2008

He visto amanecer en la subida al monte, he visto a dobles de Mick Jagger correr como locos entre las zarzas de las tres de la mañana, he comido carne caliente con menta, me he desollado los dedos con las cuerdas de una guitarra atronadora y sucia, he sonreí­do a la mujer de mi vida tocando una canción de Matilda, y he abrazado y besado a mis amigos con todas las ganas del mundo.

Salud.

Escrito originalmente en perdona de verte, me alegro que te moleste

Rory Gallagher | Irish Tour (1974)

irishtour.jpg¿Esto huele a cerveza? ¿A mucha cerveza? ¿A whisky? ¿A mucho whisky? Sí­, a todo eso (y más), pero sobre todo a música, mucha música. Como tantos otros conciertos “setenteros”, y ya llevamos unos cuantos comentados, oí­dos, disfrutados, éste tiene su pedacito especial, tiene su marca exclusiva, su impronta imperecedera; que cada cual la identifique en sus escuchas, en sus recuerdos, en sus vidas. Para mi llegó en forma de paquete dedicado directamente de tierras irlandesas, las que “soportaron” los conciertos que resume el disco.

Y el disco comienza con un escueto “Ladies and gentlemen… Rory Gallagher“, seguido de un “mmmyeah” y de los primeros acordes de Cradle Rock, para entrar directamente en calor, por si no lo estabas ya al ojear la portada (alguna duda?), para continuar con un medio tiempo que se deja llevar en sus solos, I Wonder Who (Muddy Waters) y rorypromogp_magazine_1974b.jpgla conocida, casi comercial, Tatto’d Lady, ojo con el solo de los dos últimos minutos… la segunda parte del disco no puede empezar de una manera más propia, Too Much Alcohol, quien quiera entender que entienda… después de escuchar el tema; cambio a la acústica y ooohhh, As The Crow Flies (Tony Joe White), el respiro necesario para encarar los 9 minutos largos de A Million Miles Away y perderse en el tiempo y en el espacio… sabiendo que lo mejor probablemente está por llegar, “la tercera pica” se la reparten, a partes casi iguales, Walk on Hot Coals y Who’s That Coming?, pocos calificativos encuentro a mano para describir la primera de ellas, la otra para lucimiento del teclista Lou Martin, 21 minutos largos a los que sacarle partido en cada escucha, y terminar volviendo al blues añejo y cansino con Back on My Stompin’ Ground (After Hours), broche para el finiquito.

A destacar la sección rí­tmica, Gerry McAvoy (bajo) y Rod De’Ath (baterí­a), por nombrarlos.

Unos dos años antes tenemos el Live in Europe, en formato trí­o, la pareja perfecta, también recomendado. Y si nos remontamos más ya nos metemos con el grupo Taste, y sus nada desmerecidos directos, Live Taste y Live at the Isle of Wight

Poco más que decir, volvemos a la nostalgia, qué le vamos a hacer, somos débiles; aquí­ encontramos, sin ir más lejos, influencias de Leadbelly, Albert King, Freddie King, etc. Y la gloria se la llevaron otros que ya conocemos: no estoy comparando ni lo intento, sólo hago tributo a ésta figura “olvidada” del rock setentero. Un saludo “hí­gado-pasa”.

A J.

Imagen original

John Mayall | The Turning Point (1969)

jmayall.jpg

Permí­tanme un discurso disgregado, déjenme disertar libremente; de forma parcialmente espontánea (apareció en el aleatorio de mi iPod; luego alguien me incitó a comentarlo) surgen en mi memoria los temas de éste disco, la época de su descubrimiento, las tardes de aquel agosto, dándole vueltas a aquella cinta de cromo, que luego fue vinilo, luego CD y ahora formatos comprimidos inasibles (nos perdemos…)

the-turning-point.jpg¿Hay que poner en antecedentes? Bueno, sólo con mencionar el nombre de “los Bluesbreakers” a más de uno se le ponen los pelos como escarpias, y es que lo que desarrolló y aglutinó Mayall en los años 1966-68 en el mundillo “blues hecho por blancos”, él la insignia británica, fue el pistoletazo de salida de una corriente duradera, fértil (a veces demasiado) y brillante. Sin ir más lejos “salieron” de su apadrinamiento personajes (prácticamente imberbes…) como Eric Clapton (primer LP de los Bluesbreakers: “John Mayall & BB featuring Eric Clapton“, hay que tenerlo), Peter Green (2º LP, “A hard road“), Mick Taylor (“Crusade”, “Bare wires“, “Blues from Laurel Canyon“) o John McVie… y ya sabemos lo que salió de aquellas manos posteriormente.

carlwayne-stevewinwood-johnmayall-ericburdon-jimihendrix.jpgPues bien, tras la “salida” de Mick Taylor en la primavera del 1969 (nada menos que a los Rolling Stones para aportar lo suyo en uno de sus mejores discos, Let it bleed, luego se quedarí­a…), a Mayall no se le ocurre otra cosa que “reconstruir” su grupo y su música hacia una orientación acústica-bluesera-jazzí­stica (en sus propias palabras…«having decided to dispense with heavy lead guitar and drums…» cachondo el tí­o), apuesta arriesgada teniendo en cuenta la que se estaba armando a ambos lados del charco con el hard-blues-rock (véase foto de “colegas”). Pues va el tipo, se coge al saxofonista y flautista Johnny Almond, al guitarrista Jon Mark y al bajista Steve Thompson y en el mismí­simo teatro “Fillmore East”, se saca esta maravilla atemporal, inolvidable repertorio de todos y cada uno de los músicos; no sobra un jodido minuto, ni un soplido, ni un chasquido (lo de la “mouth percussion” tiene su aquel), el público enmudece y la música fluye como un éter, sólo al final de cada tema, tras unos segundos de “vuelta a la realidad”, la peña aplaude, joder si aplaude, saben que ésa fecha (12.07.69) no la olvidarán.

Sólo siete temas, los nombraré y quedarán en suspenso hasta que alguien los cace al vuelo, anonadado: The laws must change, Saw Mill gulch road, I’m gonna fight for yo u JB (por ti Chamán), So hard to share, California, Thoughts about Roxanne y Room to move. El último tema, muy conocido por el solo “de boca” y su “riff acústico”, pero yo me quedo con la triada que le precede, So hard to share, California (ooooooooooooh) y Thoughts… sin palabras.

En 2001 reeditaron el Turning Point, remasterizado, con 3 bonus del mismo concierto, para “completistas” (lo recomiendo, je je).

usa-union.jpgPD: Otro álbum en esta onda es el “USA Union” (1970), que cuenta con el bajo impresionante de Larry Taylor, la guitarra de Harvey Mandel y el violí­n de Don Harris; otra maravilla con un acompañamiento nuevo (un inglés con tres americanos, de ahí­ el nombre), así­ era Mayall.

PD 2: también recomendadí­simo, de factura “similar”, otro directo de Mayall, aunque con “supergrupo”, es el “Jazz Blues Fusion” (1972), contando con la trompeta de Blue Mitchell, la guitarra de Freddy Robinson y el rocoso Larry Taylor, entre otros.

A B.